HACIA UNA NUEVA LUZ: SECTOR RETAIL

POR RICARDO MORCILLO

Una vez superado el reto del ahorro energético con la implantación de la tecnología LED como nuevo sistema de iluminación, nos preguntamos, ¿cuál será el siguiente paso?

El comercio electrónico avanza a pasos agigantados ganando terreno a la tienda física debido principalmente a su comodidad e inmediatez. Esta nueva situación nos obliga sin duda a repensar el espacio físico comercial y los servicios que ofrece al usuario. La venta directa del producto ya no es suficiente para satisfacer a los clientes y es necesario ir más allá ofreciendo nuevas experiencias.

Showroom Sky Soho, Shanghai

Y es aquí, en la experiencia de usuario donde la iluminación ha de jugar un papel fundamental. La estaticidad de los criterios lumínicos planteados hasta hoy basados exclusivamente en la adecuación de niveles lumínicos  y temperaturas de color adecuadas al producto merma la posibilidad de ofrecer una nueva experiencia de compra al usuario final.  El 95% de las tiendas físicas están diseñadas con modelos lumínicos  que obvian futuribles cambios de producto o distribución, probadores con iluminación inadecuada o mostradores donde los dependientes sufren durante horas un continuo deslumbramiento que deriva en problemas de salud y malestar general que repercutirán en su actitud y servicio.

House of Fraser, London

Cada marca posee unos objetivos y clientes finales distintos, por tanto su diseño lumínico ha de ser específico en cada caso, pero todas ellas coinciden en la necesidad de conseguir el mayor numero de leads y feedback, por tanto como criterio general podemos establecer que esta nueva iluminación en el sector retail debe ser, entre otros factores: flexible, permitiendo modificaciones espaciales y de producto; personalizada, posibilitando un control de escenas lumínicas que  ayuden al cliente a decidir en la compra; saludable, estableciendo un nivel de confort adecuado no solo para el cliente sino también y más importante para el dependiente o trabajador repercutiendo en su bienestar y por tanto en un mejor trato con el cliente y por último sorprendente, generando emociones y sensaciones a través de una ambientación lumínica espectacular.

RMLD

Disney, Long Island